EL MITO DEL CONTROL

"La clave para acabar con el mito del control es reconocer las verdades de la interconexión y la impermanencia. El Buda enseñó que nada existe independientemente de las causas y condiciones que lo producen. Si ciertas conversaciones, interacciones y acontecimientos no hubieran ocurrido, tú no estarías aquí sentado en este momento leyendo… Como partes de un todo mayor, no orquestamos el gran movimiento del universo. Podemos llegar a controlar hasta cierto punto nuestra conducta si tenemos un buen día, pero más allá de eso, nuestra capacidad es muy limitada. (…)

Debido a la condicionalidad, nada es rígido, impermeable o fijo. Podemos liberarnos de nuestras estrategias y estratagemas divisivas y de los esfuerzos obsesivos por controlar y reconocer el carácter fluido de la vida. Las estaciones cambian. Las cosas se mueven. Las personas se transforman. Las situaciones varían. … Cada aspecto de la vida -incluida la curación- tiene su propio ritmo, su propio flujo y su propio movimiento, y no podemos dictar el ritmo de ese cambio. Podemos responder a esta verdad con resistencia o con sabiduría. Percibirnos a nosotros mismos como parte de una realidad inmensa de cambio nos vincula con la vida en su totalidad. Una vez que disipamos la ilusión de estar separados y de ser realidades estáticas, colaboramos con el cambio, en lugar de actuar contra él, y ya no sentimos la necesidad de agitar un puño cerrado frente al mundo".

Texto extraído del libro “Amad a vuestros enemigos”. Roberts Thurman


Volver
c/ Cervantes 18-1º A.- Oviedo, Asturias  |  Tel. 684 696988  |  info@meditacionmindfulness.es
"No sigas las ideas de otros, más bien aprende a escuchar la voz dentro de tí"
Dogen